Lactancia materna… lo que no se cuenta.

Terminó la semana mundial de la Lactancia Materna y desde Materna Yoga, queremos también terminar con un enfoque diferente, uno muy realista y de lo que sólo se habla en entornos de crianza, en grupos de madres (y no en todos)  y en nuestro centro, gracias a la Maternatribu, las clases de Yoga para Mamás y Bebés, los hipopresivos…. Y nuestro espacio en el que no hace falta irse nada más terminar la clase, sino que es un lugar de encuentro y acompañamiento físico y emocional.

La lactancia materna es un concepto que en general gusta a todos. Todos sabemos los beneficios que aporta y las ventajas que tiene:

  • Es económica
  • Protege del cáncer de mama a la madre
  • Mejora las defensas del bebé
  • Fomenta el vínculo afectivo
  • Aporta tranquilidad, seguridad y consuelo al bebé
  • Etc,…

Yo misma he sido madre lactante con mis dos hijos hasta el año y medio en ambos casos, respetando sus necesidades, demandas, ….

Lo primero que me pareció fue difícil… ¡pero si todo el mundo se saca la teta por la calle como si nada! ¿es verdad que no sepa hacerlo bien? ¿esto no era natural? ¡Ay, madreeee!

Pues resulta que “la teta” tiene su técnica, que tenéis que practicar hasta que salga bien, el bebé y tú, no se nace sabiendo. Hay masajes que estimulan la salida de la leche, la boca del bebé tiene que tener una posición concreta, el pecho debe estar bien colocado, nuestra espalda y hombros relajados para no cargarnos a lo largo del día… no es que no valemos, es que nos tienen que enseñar. Recuerda, no tienes por qué saberlo. Pide ayuda a tu matrona del centro de salud o asesoras de lactancia, como nuestra compañera Beatriz.

Lactancia materna

Las grietas… ¡uff! Son muy dolorosas, todas las mujeres que las tienen las “sufren” en silencio, o abandonan la lactancia por lo duro que es que cada vez que el bebé tiene hambre, saciarle supone ver las estrellas. ¿Sabías que las grietas son sólo producto de una mala postura del bebé? Sólo con una primera sesión de asesoría de lactancia un gran porcentaje de madres mejora rápidamente.

Hay muchísima información hoy en día para entender las crisis de lactancia, para mejorar la mastitis, ayudarnos con las extracción y conservación de la leche materna…. es como hacer un máster, aprender nuevos conceptos, conocer a nuestro bebé, conectar con nuestro cuerpo para detectar las subidas, posibles mastitis, posturas favorables según las necesidades del mamá y bebé (cesárea, reflujos, acortamiento del frenillo, gemelos, ….), todo un mundo que tenemos que aprender a marchas forzadas y con un cansancio que se acumula cada noche que pasa….

Con todo esto sólo quiero que sepas que no estás sola, que no eres la única a la que le pasa, que no eres mala madre, ni tu leche no alimenta, ni es que no vales para dar el pecho… Busca grupos de apoyo a la lactancia, tribus de madres, grupos de amigas en tu misma situación. Si tu elección es la lactancia materna puede que se os de genial desde el principio, pero también puede que no salga como lo habías imaginado durante el embarazo. No has fracasado. Estás aprendiendo, y tu bebé contigo.

Encontrar un núcleo de apoyo seguro será fundamental para llevar a cabo tu objetivo de ofrecer a tu bebé leche materna. Hablo de núcleo de apoyo seguro porque otra de las causas de fracaso en la lactancia materna se debe al condicionamiento de un entorno no respetuoso y la falta de herramientas de la mamá ante los comentarios de la gente, ya que se encuentra cansada, se siente insegura ante la nueva experiencia de la maternidad y recibe frases que generan más dudas en ella.

Tras una encuesta entre nuestras alumnas, recibimos varios ejemplos de este tipo de juicios o frases, que curiosamente coinciden en muchos casos. Son frases que no contribuyen ni aportan seguridad a los papás, y aquí incluyo también al papá, que también tiene mucho que decir y sentir. La lactancia materna es una decisión de la mamá, pero que el papá apoya con sus palabras, actos e implicación para conseguir ese objetivo final.

Algunos de esos juicios son:

  • ¿otra vez teta? Pero si le acabas de dar…Lactancia Materna
  • Cada vez que llora le das teta, se va a acostumbrar.
  • Si estás cansada, ¿por qué no le das biberón?
  • Yo creo que se queda con hambre.
  • A lo mejor tu leche no le alimenta.
  • ¿Hasta cuándo le vas a dar el pecho?
  • Pero si ya tiene dientes…
  • Te usa de chupete, qué listos son.
  • Dale cada 3 horas, como toda la vida.
  • Yo me crie con biberón y no he salido tan mal.

Es inevitable que la familia y amigos opinen, sobre todo en la primera fase. Ten en cuenta que NADIE, ninguno de ellos lo dice con mala intención, son sólo opiniones y formas de tratar de encontrar explicaciones o soluciones para que el bebé y tú estéis mejor. Pero tú has elegido dar el pecho y si lo quieres, debes ser firme en tu decisión, asesorándote y poniendo tus energías en hacerlo lo mejor que puedas.

La lactancia materna es una elección, y como tal, debe tomarse desde la libertad y ser respetada por el entorno, sobre todo en el núcleo personal de apoyo que se decida. Si todo esto se consigue, podemos llevar una lactancia satisfactoria el tiempo que deseemos nosotras y nuestros bebés.

 

 

Deja un comentario