YOGA PARA MAMÁS Y BEBÉS CON VITO

¿Quieres saber cómo es el Yoga para mamás y bebés en Materna Yoga? Estás invitada cuando quieras. Pero no por hacer negocio, no. Porque todo esto surgió desde mi propia experiencia, desde la necesidad y el vacío que a veces se siente en los primeros meses del bebé. Quiero acompañarte en este momento, quiero que vengas cuando te sientas sola, juzgada, superada… Eres una mujer que acaba de ser madre y cuando descubras en las clases hay  otras mujeres con las mismas “cosillas” que tú, verás que no te estabas volviendo loca, que es que esto es así. Pero te voy a dar una genial noticia: PASARÁ.

 

Nuestro objetivo: tu sonrisa  

Besos, besos y más besos, eso es yoga con bebés en Materna Yoga

Mientras tanto, ¿qué te parece si cambiamos la expresión de “es que no puedo hacer nada” por la frase “nos reímos mucho, vamos a yoga y conectamos”?. Te suena celestial e incluso irreal, ¡pero no lo es!, te lo prometo. Llevo 5 años trabajando con mamás y bebés y siempre conseguimos salir de clase con una sonrisa. Mi trayectoria como profesora de yoga empezó hace 10 años y más tarde, coincidiendo con mi primer embarazo, pude investigar más en cursos. La vivencia personal de esta disciplina durante el embarazo fue muy enriquecedora. De ello hablaré otro día, porque también tiene tela…

Tengo dos hijos, cada uno diferente, pero en ambos casos, llorones y demandantes, algo que pensaba que era lo “raro”, pero resulta que es lo más normal del mundo. Como practicante de yoga, sentía que necesitaba ponerme en forma, que debía recuperar mi figura, que aparte de cambiar pañales, alimentar y acunar, tendría que poder hacer más… pero, ¿cómo se hace eso con un bebé? Se puede, sí, siempre y cuando él o ella quiera, claro, por si no te has dado cuenta, es quien  manda ahora, jajajaja.

 

Cómo es una clase de yoga para mamás y bebés

En mis clases de yoga para bebés, encontrarás algo muy diferente a lo que piensas o lo que te hayan contado que es el yoga: paz, relax y mantras…  Poco de eso, pero mucho de unión, que es el significado de la palabra YOGA. Nos miramos a los ojos, cantamos, practicamos masaje, realizamos sus primeros ejercicios de estimulación cognitiva y motriz. A la vez que te lo pasas bien viendo a tu bebé observarte como si no hubiera nadie más importante en el mundo, vamos practicando ejercicios muy adaptados para que puedas besarle, tocarle o cantarle. Respetamos el momento de recuperación en el que te encuentras y siempre tras una revisión de suelo pélvico realizada por una especialista.

El resultado: mejor vínculo con tu bebé, estiramientos, tonificación y conciencia de una buena postura. Todo esto en un centro habilitado para dar un apoyo integral a nivel físico y emocional. Si te sientes sola, si deseas explorar tu nuevo yo, si quieres cambiar tus lagrimillas postparto por sonrisas de seguridad, ¡ven!. Yo sólo deseo poder ayudarte y me siento afortunada por formar  parte de este bello proceso vital en la mujer. NAMASTÉ.

 

Deja un comentario