El sueño en la infancia

En el taller sobre el sueño infantil que compartiremos el martes 26 de febrero de 2019 a las 11h en Materna Yoga abordaremos todos estos puntos y explicaremos las rutinas recomendadas, pero sobre todo queremos transmitir a las mamas y papas tranquilidad y paciencia para acompañar a sus hijos en su proceso evolutivo, cada uno tiene su ritmo y evolución y compararnos con los demás, como con todas las comparaciones en la vida, sólo nos suele traer frustración; desde Materna Yoga os animamos a conocer más sobre el sueño infantil para poder llevar mejor esta etapa que en muchos casos es muy complicada, porque la falta de sueño nos atrapa, irrita y cambia el carácter…igual que a los niños.

1 ¿Por qué nos preocupa el sueño de los más pequeños?

Además de la alimentación, el sueño infantil es uno de los temas que más preocupan a los padres:

  • En parte por la estructuración social (por la falta de conciliación)
  • Por el desconocimiento evolutivo (conociendo mejor el desarrollo fisiológico podemos entender mejor a nuestros hijos)
  • Por la presión social que nos lleva a una independencia precoz

Hay dos motivos esenciales para despertarse (que tienen que ver con la supervivencia): la necesidad de mamar y la búsqueda d la madre.

Se hablan de métodos para aprender a dormir, se hace referencia a la dependencia afectiva cuando habría que profundizar en la necesidad de interpendencia. Les dejamos llorar? Es mejor colechar? Relación con la lactancia?

 

2  ¿Tu hijo duerme bien? ¿Qué significa dormir bien?

El número de horas es muy variable en bebés, los padres sobreestimamos el número necesario de horas (como frecuentemente pasa con la comida), observemos la conducta del niño para saber si son suficientes para él o no:

  • Si se levanta irritado es que no está descansado
  • Si se despierta sólo es síntoma de que tienen suficiente con las horas que haya dormido
  • Si está contento y tranquilo podemos interpretar que duerme lo que necesita

¿Cómo tienen que dormir? Solos, a oscuras, a qué hora, cuántas horas… el problema suelen ser las expectativas, que no coinciden con la realidad por lo que es complicado buscar soluciones para problemas que no existen. Cada niño puede tener unas necesidades y le pueden venir mejor unas rutinas que otras, como nos pasa a los adultos…pero como oímos q tal o cual niño duerme toda la noche, parece que lo normal es eso, podemos verlo como ideal (sobre todo para los adultos).

 

3  ¿Por qué no quieren dormir solos?

Podemos hablar de la evolución de los mamíferos, del instinto de protección y supervivencia, del apego y del desarrollo del vínculo… de cómo se va consiguiendo una autonomía e independencia,  dormir en una habitación aparte no tiene que ser imprescindible, algo que además es cultural e imperante en occidente pero no en la mayoría de culturas, en las que el colecho es la forma más frecuente de crianza.

 

4  No todo el sueño es igual

Hay que diferenciar que fases del sueño hay para entender su evolución, y no comparar el sueño de un adulto con el de un niño porque no tienen relación.

  • Sueño lento o no REM: cuando dormimos como “troncos”, estamos poco reactivos y tenemos los músculos relajados.
  • Suelo rápido o paradójico o sueño en fase REM: es similar a la vigilia, es en la fase en la que tenemos los sueños, y resulta más difícil despertarnos (por ejemplo si suena el despertador)

 

5  Cómo cambia el sueño en los bebés

El sueño antes de nacer (el tercer trimestre del embarazo): los bebés tienen patrones independientes al ritmo de la mamá, y hay diferente teorías para explicarlo (cómo los niveles de azúcar y cortisol)

  • El 25% del tiempo es un sueño tranquilo
  • El 65% es un sueño activo similar a la fase REM
  • El 10% son períodos de alerta
  • Pero no sabemos si hay sueños en el vientre de la madre

De 0 a 3 meses: los niños nacen sabiendo dormir igual que mamar, por instinto; sueño que se reparte entre 14 y 20h diarias en diferentes siestas porque aún no distingue el día de la noche; el sueño y las necesidades de los niños van de la mano,teniendo características determinadas en este período:

  • Bifásico, fase REM-sueño lento 60min aprox (siestas cortitas)
  • Ultradiano (no diferencia la noche del día)
  • Polisecuencial (en los adultos es unisecuencial)
  • Mayor porcentaje de sueño REM

De 4 a 7 meses: el sueño nocturno se va diferenciando del diurno, por la maduración del núcleo supraquiasmático, pero de repente cualquier pequeño ruido puede despertarles por la evolución de estas fases; características:

  • Circadiano: el día se empieza a diferenciar de la noche (suelen dormir de 10 a 15h más dos siestas, ya no son tantas siestas seguidas)
  • Polifásico: 4 fases, no sólo 2
  • Sueño inestable por los microdespertares entre las fases

De 8 meses a 2 años: se va desarrollando una estabilización por el desarrollo neurofisiológico pero también estos cambios pueden provocar nervios y ansiedad, dando lugar a:

  • Un sueño temido: se resisten a dormir por la angustia de separación y reclaman que les acompañemos.
  • Y un sueño inquieto, con mucho movimiento cuando están durmiendo.

De 3 a 4 años: va desapareciendo la siesta y disminuyendo los despertares; aunque poder mantener la siesta hasta los 5 o 6 años hace que la tensión y cansancio de la mañana pueda gestionarse mejor.

A partir de los 6 años: el sueño es más similar a los adultos, el desarrollo del lenguaje que posibilita que haya más expresión hace que las rabietas vayan disminuyendo.

 

6 Transtornos del sueño              

Relacionados con la cantidad, calidad y horario del sueño: disomnias

  1. Sueño insuficiente (similar al insomnio en adultos), cursa con: irratibilidad, somnolencia, pérdida de interés en el juego…
  1. Somonolecia diurna (suele darse en niños mayores de 10 años): se podría comparar con una narcolepsia en adultos, cursa con hipersomnia y se recomienda evitar ambientes calurosos, comidas copiosas…
  2. PSAOS (apneas durante el sueño en etapa infantil)
  3. Piernas inquietas (se puede diagnosticar cuando suceda 3 o más veces a la semana durante más de 3 meses)
  4. Retraso de la fase del sueño (hay un transtorno del ritmo circadiano, rigiéndose por 25h, ayuda seguir rutinas que se marquen por la luz solar)

Parasomnias:

  1. Somniloquia
  2. Despertares confusionales
  3. Terrores nocturnos
  4. Pesadillas
  5. Bruxismo
  6. Transtornos de moviemnientos rítmicos del cuerpo
  7. Eneureis

Transtornos del sueño extrínsecos y culturales

7 ¿Tenemos que enseñarles a dormir?

Lo importante es entender que el sueño es un proceso evolutivo, como andar, comer, el control de esfínteres… y que cada niño tendrá su ritmo y sus particularidades.

Conocer este proceso nos dará pautas de cómo intervenir pero también nos permitirá tener más paciencia.

 

8 Los tratamientos del sueño infantil por hábitos incorrectos

       Desde la medicina se han propuesto tratamientos con medicación (con melatonina por ejemplo) y métodos conductivistas: como la extinción estándar (dejar llorar conocido como métedo Estivill) y la extinción progresiva (con un consuelo controlado pero que no deja de ser volver dejar a llorar)

       Desde la psicología y medicina actual, basándose en las teorías del apego y del vínculo, autores como Armando Bastida,  María Berrozpe, Ibone Olza, Carlos González, Rosa Jové, Alberto Soler… recomiendan otras estrategias para facilitar el descanso de toda la familia que se basan en respetar los ritmos diarios y circadianos

  • Camping out (retirada) o presencial paternal
  • Retraso de la hora de acostarse (en los adultos muy efectivo)
  • Intervención del muñeco de peluche
  • Terapia de aceptación y compromiso
  • Abordaje de Zurich

 

9 Relación del colecho y la lactancia con el sueño

 

 

Martes 26 de Febreo de 2019 a las 11h

Aportación 15€ (10€ para alumnos y pacientes del centro)

Deja un comentario